viernes, 17 de julio de 2015

El Milagro del Rugby en Sudáfrica 1995



El mundial de rugby que rememoraremos a continuación, es quizás, el que globalmente más ha trascendido. Quienes no son fans del rugby, son familiares hasta cierto punto con la imagen de Nelson Mandela entregando la Webb Ellis Cup a François Pienaar, imagen llevada al cine hace poco con la película Invictus. La Copa Mundial de Rugby de 1995 y el triunfo de la selección sudafricana trascendió lo deportivo y tuvo un gran impacto en lo social, al contribuir al fin del horrible régimen del apartheid.  
 
Las ediciones anteriores de la Copa del Mundo no contaron con la  participación de los Springboks de Sudáfrica debido al régimen que mantenía el apartheid en el país africano. Era una lástima, considerando que Sudáfrica es una de las naciones con mayor tradición y pasión rugbística en el mundo. Sin embargo, la llegada al poder de Nelson Mandela y las negociaciones para poner el fin al apartheid, permitió que el IRB levantara el veto que tenía sobre la selección sudafricana para que participara en competiciones internacionales. 

La película Invictus, trata sobre el Mundial de Rugby de 1995


La Copa de 1995 también fue la última de la era amateur del rugby, pues dos meses después de su final, se permitió el profesionalismo. También fue la última de la leyenda australiana David Campese, ícono de la era amateur del rugby y la primera de Jonah Lomu, “La Bestia” neozelandesa y la primera, y quizás única, figura global del rugby. También podríamos argumentar que el éxito sostenido del evento, ya en su tercera edición, terminó de consolidarlo como espectáculo. 



Para la Copa se habilitaron nueve stadiums en ciudades como Johannesburgo, Pretoria, Ciudad del Cabo, Durban, Porth Elizabeth y otras. Fueron 16 los países que participaron en la justa, los cuales fueron divididos en cuatro equipos de cuatro, con el tradicional formato de eliminación directa después de la tanda de grupos.



Fase de Grupos

El grupo A era encabezado por la sede del mundial, Sudáfrica y  por el campeón defensor, Australia, un fenómeno que difícilmente se vea en otros mundiales, pues tradicionalmente campeón defensor y sede son cabezas de serie. El grupo fue completado por Rumania y Canadá. 

El juego inaugural, el 25 de mayo, fue ganado por Sudáfrica 27-18 y al día siguiente Canadá derrotó a Rumania 34-3, para culminar la primera fecha de la copa. El grupo finalmente fue ganado por Sudáfrica de manera invicta, seguida por Australia, equipo que terminó con la mayor cantidad de puntos dentro del grupo con 87. 

Sudáfrica arrancó con buen pie, venciendo a los Campeones defensores


El grupo B lo componían Inglaterra, Samoa Occidental, Italia y Argentina. Los ingleses se llevaron el grupo de manera invicta y se fueron acompañados de los samoanos a cuartos. Italia obtuvo el tercer lugar, al derrotar 31-25 a Argentina. 

El grupo C lo conformaban los All Blacks, Irlanda, Japón y Gales. Este grupo presenció una de las grandes muestras ofensivas de todos los tiempos en el rugby pues Nueva Zelanda no solo ganó el grupo de manera invicta, sino que aplastó a sus contrincantes, anotando 222 puntos y permitiendo apenas 45, destacándose la aplastante victoria de 145-17 contra Japón, donde los oceánicos marcaron 21 tries, incluyendo seis de Marc Ellis, la mayor cantidad de tries por un jugador en un juego. Los irlandeses terminaron segundos del grupo con marca de 2-1 y Japón fue último con tres derrotas. 

Los All Blacks mostraron todo su potencial ofensivo ante los japoneses.


El grupo D incluía tres selecciones veteranas en esta instancia: Escocia, Francia y Tonga, más una debutante y que desde entonces no ha jugado más en la Copa del Mundo: Costa de Marfil. El grupo fue ganado por Francia, aunque Escocia, con 149 puntos, fue el mejor anotador y segundo. Destacó el juego Escocia-Costa de Marfil, donde la selección del cardo venció 89-0 a los Elefantes, con Gavin Hastings en plan estelar, marcando 4 tries, 9 conversiones y 2 penaltis para un total de 44 puntos. 

Gavin Hastings



Cuartos de Final


El primer cuarto de final de la Copa del Mundo 1995 tuvo lugar el 10 de junio y enfrentó a les Bleus y el XV del trébol, encuentro ganado por los franceses 36-12, apoyados en nada menos que 8 tries de Theirry Lacroix, quien a la postre terminaría como líder anotador del evento con 112 puntos. Por segunda vez en tres ocasiones, los franceses accedían a la fase final de una copa del mundo. Su rival se decidiría en el otro cuarto disputado ese día entre Sudáfrica y Samoa Occidental.

Thierry Lacroix, máximo anotador de la Copa de 1995


Chester Williams tuvo una destacada actuación en el  enfrentamiento de cuartos Sudáfrica- Samoa, anotando cuatro tries y ayudado por Gavin Johnson que anotó tres conversiones y dos penalties, sumaron 32 de los 42 puntos de Sudáfrica ante Samoa. 

Chester Williams, único jugador negro en aquellos Springboks de 1995


Al día siguiente, Inglaterra venció a Australia 25-22 con un drop goal de Rob Andrew que marcó la diferencia. Aquella victoria inglesa eliminó a los Wallabies y garantizó que por tercera ocasión consecutiva, el campeón del mundo no se repetiría. En el último cuarto, los quince puntos de Gavin Hastings fueron insuficientes y los neozelandeses con 6 tries ganaron el encuentro 48-30.



Semifinales

La primera semifinal enfrentó a Sudáfrica contra Francia, el 17 de junio. Theirry Lacroix fue nuevamente la figura del elenco francés, marcando 5 penaltis para sumar la totalidad de puntos de su equipo, sin embargo los springboks fueron más y un try de Ruben Kruger, marcó la diferencia y ganó Sudáfrica 19-10. Por tercera ocasión consecutiva, el local llegaba a la final. 

La semi entre Francia y Sudáfrica estuvo marcada por el mal clima


En la segunda semifinal, nuevamente los neozelandeses dieron una exuberante muestra de poder y eficiencia ofensiva. Pese a que los ingleses venían de ser subcampeones en la edición pasada y había eliminado al campeón defensor, que venía de un año invicto y con el favoritismo a cuesta, no pudieron contra los All Blacks en un encuentro en el que Jonah Lomu se lució, marcando 4 tries, incluyendo uno en el que prácticamente le pasó por encima al último defensor inglés. 

Jonah Lomu estuvo imparable ante Inglaterra


El capitán de Inglaterra, Will Carling, dijo de él:


Es una bestia, sin duda, mientras más rápido se aleje de ti, mejor.”


Francia, ganó la llamada “final de bronce”, el 22 de junio, 19-9 ante Inglaterra, para quedarse con el tercer lugar y por segunda vez en tres ocasiones, subir al podio. 


Final

El enfrentamiento final de la Copa del Mundo tuvo lugar el 24 de junio en Johannesburgo ante 62 mil personas. No es necesario mencionar que los neozelandeses, luego de demostrar lo que su maquinaria ofensiva era capaz de hacer, eran los indiscutidos favoritos. El encuentro fue cerrado, carente de tries y fue el primero en la historia del mundial en irse a tiempo extra. Joel Stransky por Sudáfrica y Andrew Mehrtens por Nueva Zelanda, fueron los únicos que anotaron en el encuentro, algo inusual. 
 
Joel Stransky

 
Merhtens abrió el marcador al minuto seis con un penalti, que fue respondido por otro de Sudáfrica once minutos después. Al minuto 32, con el encuentro empatado a seis, Stransky disparó un drop goal que le dio la ventaja de 9-6 a los Springboks al final de la primera mitad. 

Mehrtens

Al minuto 55, Merhtens anotó un drop de niveló las acciones a 9. El marcador se mantuvo así y Merhtens, casi  al final del partido, pateó un intento de drop que se fue desviado,  en lo que pudo darle el triunfo a Nueva Zelanda. Con el juego empatado a 9, hubo que jugar tiempo extra. 

Al poco tiempo de comenzar el periodo extra, cada equipo anotó un penalti que puso el juego 12-12. A pesar de que no se marcaron tries, el juego estuvo lleno de tensión, ambos equipos montaron un juego extremadamente defensivo que solo finalizó con drop de Joel Stransky casi al término del segundo periodo extra, que sentenció la victoria 15-12 de los Springboks. 



A continuación tuvo lugar uno de los momentos más icónicos del deporte mundial, cuando Nelson Mandela, llevando puesta una camiseta y una gorra de los Springboks, entregó la Copa Webb Ellis a François Pienaar.



La trascendencia social de este triunfo sudafricano radica en que los springboks eran considerados un ícono afrikáners, los blancos dominantes que impusieron el apartheid, por tanto los sudafricanos de raza negra repudiaban al equipo, incluso en la década de los setenta y ochenta iban a los juegos para apoyar a los equipos rivales. Cuando Mandela llegó al poder, se propuso incluso cambiar el nombre del equipo y refundarlo, a lo que Mandela se negó. 

Contrario a lo que muchos esperaban por su pertenencia a la raza negra, Mandela no se mostró hostil a los Springboks sino que los apoyó desde el primer momento, dando a entrever que los rencores eran cosa del pasado, que Sudáfrica era una nación unida e indisoluble a partir de entonces, y que ya nada debía ser blanco o negro sino sudafricano. El triunfo y el momento de la entrega de la copa son la coronación y concertación de dicho mensaje, el de la reconciliación social en un país que durante muchos años sufrió una de las peores segregaciones raciales del  mundo. 

Los Springboks celebraron a lo grande la victoria de 1995


Claro que no todo es hermoso en lo concerniente a este torneo. La indigestión sufrida por los neozelandeses dos días antes de la final empaña el triunfo sudafricano, en cierta medida, pues muchos arguyen que los “All Blacks” no jugaron al 100% de sus capacidades. Otros han tejido la teoría conspirativa de que los oceánicos fueron intoxicados a propósito, pero de eso no nos encargaremos en esta entrada.

Nos despedimos con esta frase de Francois Pienaar:


Simplemente fue increíble en las calles de Sudáfrica. Por primera vez toda la gente se unía y gente de todas las razas y religiones se abrazaban las unas a las otras. Fue maravilloso”


El deporte hace milagros.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Autor

Mi foto

Venezolano con la rara combinacion de ser larense, pero Magallanero.. adicto al béisbol y la literatura, busco la manera de combinar ambos, pero sin que alguno de ellos pierda su esencia...

Nuestro facebook

[facebook src="up90sports"/]

Entradas populares